En diciembre del año pasado, desde facebook, un colega se (nos) preguntaba por qué, siendo argentinos como la gran mayoría de nuestros contactos, “posteamos en inglés cada foto que subimos”. Podrán imaginar que el asunto dio origen a un sinnúmero de opiniones diversas y contrastadas. Respecto al tema, quisiera acercarles mi parecer.

Particularmente, y en la medida que no nos sea posible manifestar un concepto de otro modo, asumo la necesidad de aprovechar términos extranjeros. Bastaría con hojear cualquier diccionario bilingüe para reconocer que no todas las palabras de un idioma pueden ser sustituidas con éxito por vocablos de una lengua diferente. Esto es así porque cada idioma constituye un modo de percibir el universo, un esfuerzo por sentirlo y comprenderlo.

El español es un idioma relativamente abstracto, como también lo es el latín, de donde proviene; el inglés, en cambio, posee una combinación de lenguas: germánica y latina. Borges decía que, para cada concepto, existen en el idioma inglés dos palabras, con leves aunque precisos matices diferenciales. Quizá en la fotografía como en la realización audiovisual, donde ambiente y naturaleza de la imagen se tornan relevantes, las características del inglés y sus enunciados compuestos podrían considerarse bastante adecuados. Ahora bien, lo expuesto sería viable en un país bilingüe, donde sus habitantes cuentan con la capacidad de manifestar idénticos contenidos en ambos sistemas lingüísticos; dado que Argentina no lo es, y que muchos entre quienes ejercemos estos oficios desconocemos en profundidad el inglés, la única respuesta admisible para la superabundancia de la terminología inglesa en nuestros trabajos, según mi criterio, se llama: “esnobismo”. Me refiero a la exagerada admiración por todo lo que está de moda o se considera refinado y elegante. “Esnob” es la persona que imita con afectación las maneras, opiniones, etc., de aquellos a quienes considera distinguidos. Pero la tendencia no es nueva, en otro siglo y otro entorno cultural lo hacíamos con el francés.

En el contexto descrito, el abuso del english language podría constituir, además de un impulso desplazado a lo que consideramos prestigioso, una caricia grotesca y sin sentido a la discutible y no menos cuestionable celebridad comercial del “Big Brother”… perdón, “Gran Hermano”, ese que todo lo ve, todo lo escucha y todo lo dispone. Pareciera menos penoso fracasar en inglés.

Ariel García
Realizador de Videos

Ariel García

Crea tu insignia

ArielArticulosEn diciembre del año pasado, desde facebook, un colega se (nos) preguntaba por qué, siendo argentinos como la gran mayoría de nuestros contactos, “posteamos en inglés cada foto que subimos”. Podrán imaginar que el asunto dio origen a un sinnúmero de opiniones diversas y contrastadas. Respecto al tema, quisiera...El Blog de los Fotografos y los Videografos