“Si tus fotos no son lo suficientemente buenas, no estás lo suficientemente cerca”.

Gerda Taro: La fotógrafa olvidada cuya muerte y fotos cambiaron la forma en que vemos la guerra.
La Sra. Taro, la primera fotógrafa asesinada en acción, nació en Stuttgart, Alemania, en 1910, antes de mudarse a Francia en 1933, poco después de que Adolf Hitler fuera elegido canciller. Este año hubiese cumplido 108 años.

En París, la Sra. Taro, conocida como “la pequeña zorra roja” por su pelo de jengibre y su pequeña estatura, conoció a su compañero refugiado Andre Friedmann, con quien se hizo amigo y que le enseñó lo básico de la fotografía.

Fue durante este tiempo que la pareja decidió deshacerse de los nombres con los que llegaron a París e inventar nuevas identidades. Friedmann se convirtió en Robert Capa y Gerta Pohorylle se cambió a Gerda Taro.

El dramático final de la pequeñita y hermosa Gerda  a la que no le acobardaba el rugir de la artillería ( en este enlace se trata la polémica de las fotografías que se hicieron a la otra Greta una vez muerta, ¿la cazadora cazada?

Trabajando juntos, como amigos y amantes, la pareja cubrió la Guerra Civil Española en Barcelona como un equipo cuando estalló en 1936, produciendo fotografías en blanco y negro de los luchadores de la resistencia del periódico Ce Soir.

El trabajo de Capa durante la guerra lo llevó a convertirse en uno de los fotógrafos de guerra más reconocidos de todos los tiempos, mientras que la Sra. Taro también se hizo un nombre por sí misma.

Al año siguiente, la Sra. Taro se sintió lo suficientemente segura como para trabajar por su cuenta, lo que hizo durante los últimos cinco meses de su carrera y su vida. En julio de 1937, a la edad de 26 años, Gerda Taro fue aplastada por un tanque mientras cubría la ofensiva republicana en Brunete, y murió poco después por sus heridas. Sus fotografías de ese día nunca fueron encontradas. Aunque su carrera fue trágicamente truncada, la valentía de la Sra. Taro frente a la guerra y al conflicto sobrevivió a través de las imágenes que capturó.

Durante su vida y después de su muerte, muchas de sus fotografías fueron atribuidas incorrectamente al Sr. Capa, ya que la pareja había trabajado juntas para capturar y traer al mundo las realidades de la guerra.

Su bello rostro y su garboso andar, conmocionaba  los milicianos españoles, mientras escuchaban el silbar de las balas

Sin embargo, en 2007, 4,500 negativos tomados por la Sra. Taro, el Sr. Capa y el fotógrafo David Seymour durante la guerra y anteriormente considerados perdidos se encontraron en la Ciudad de México, lo que arroja nueva luz sobre la impresionante carrera de la fotógrafa.

Las fotos fueron expuestas en el Centro Internacional de Fotografía.

Como dijo una vez su famoso amigo y mentor, el Sr. Capa, y que Gerda Taro encarnó en su carrera: “Si tus fotos no son lo suficientemente buenas, no estás lo suficientemente cerca”.

Para Gerda Taro, que tenía un ojo de fotógrafo, un alma de periodista y el valor de una guerrera.

http://puntomagazine.net/wp-content/uploads/2018/11/greta_Taro-.jpghttp://puntomagazine.net/wp-content/uploads/2018/11/greta_Taro--150x150.jpgPunto MagazineEnfoque Femenino Mujeres Fotografas/ Filmmmakers.Mujeres en la Historia-Las Pionerasfotografas mujeres,fotografas olvidadas,Greta Taro,historia de fotografas,women photopgraphers'Si tus fotos no son lo suficientemente buenas, no estás lo suficientemente cerca'. Gerda Taro: La fotógrafa olvidada cuya muerte y fotos cambiaron la forma en que vemos la guerra. La Sra. Taro, la primera fotógrafa asesinada en acción, nació en Stuttgart, Alemania, en 1910, antes de mudarse a Francia en...El Blog de los Fotografos y los Videografos