photo Seguiacute 002_zps2ul70i4u.jpg

En muchas oportunidades diserté ante colegas, pero estas ponencias nunca cruzaron el cerco profesional; es decir, el seminario estaba orientado exclusivamente a compañeros videastas. La experiencia vivida la pasada semana en la Expo Boda y Quince Rosario 2015, dirigiéndome a un público masivo (no profesional) interesado en realizar una boda o fiesta de quince años, volvió a convertirse en una ocasión memorable. Del mismo modo que obrara en la Expo 2014, intenté trasladar lo mejor de mis años de labor ininterrumpida y dejar en los asistentes las sugerencias más honestas y consejos que consideré les serían de provecho.

¿Por qué he aceptado la invitación que me hicieran llegar los organizadores del evento? Porque ese público al que me dirigiría forma parte de la sociedad que hace necesaria mi existencia como realizador de videos. Porque entendí y entiendo que nuestra actividad no se desarrolla en un ámbito aislado sino comunitario. Porque he querido y quiero profundizar mi compromiso con quienes favorecen el desarrollo de mi labor. La oportunidad de compartir conceptos y reflexiones con un auditorio diverso puede trocarse en una vivencia tan valiosa como inolvidable.

Alguna vez escribí, que tal vez la velocidad y la ceguera con que los seres humanos cursamos cada día, combinada con un abanico de esnobismos tecnológicos y la convicción peregrina de que una cámara no requiere la experiencia de un operador para alcanzar mejores resultados, hayan sido piezas influyentes en la conducta de algunas personas que no se detienen lo suficiente a sopesar el valor que representa el rescate de recuerdos en manos de un profesional idóneo. Somos nosotros, entonces, realizadores y fotógrafos, los primeros responsables de motivar a esa fracción del público para que distinga la trascendencia de la tarea que llevamos a cabo.

Si entendemos que existen determinadas tendencias sociales que desfavorecen o subestiman nuestro oficio, contrapongámoslas, entonces, con argumentos, actos y razones; pero ya no sólo dentro de foros y grupos exclusivos para profesionales, hagámoslo afuera, extendamos la voz hasta el terreno donde “escucha” nuestro cliente posible. Salgamos a contar nuestro oficio.

Porque considero beneficiosa la existencia de comunidades virtuales donde los realizadores nos reunimos para departir y compartir, soy administrador de Fotógrafos y Videastas Profesionales Argentinos y uno de sus fundadores, un grupo localizable en facebook; pero no dejo de reconocer tanto las limitaciones de estos grupos como los impedimentos para conseguir determinados propósitos. Quienes persiguieran extender o reivindicar el mérito de nuestro oficio o alcanzar la valoración (o revaloración) de nuestra actividad, no siempre podrían lograrlo desde estos espacios velados al resto del mundo.

El pasado domingo 17 de mayo, volví a comprender que hablar ante el público no profesional, contar mi experiencia, enseñar, sugerir, exponer y sacar mi oficio de la panza de la Internet era, en cierto modo, “salir a la calle”, “salir a contar mi oficio”. Para lo que no necesité, por supuesto, montar un piquete ni mucho menos, sino aprovechar mis herramientas y lo mejor que con ellas los realizadores audiovisuales podemos hacer: conquistar con la imagen y mostrar con la palabra.

Ariel García
Realizador Audiovisual

Ariel García

Crea tu insignia

ArielArticulosVideografos/FilmmakersEn muchas oportunidades diserté ante colegas, pero estas ponencias nunca cruzaron el cerco profesional; es decir, el seminario estaba orientado exclusivamente a compañeros videastas. La experiencia vivida la pasada semana en la Expo Boda y Quince Rosario 2015, dirigiéndome a un público masivo (no profesional) interesado en realizar una...El Blog de los Fotografos y los Videografos